De cómo no comerse una curva y frenar a tiempo o algunas consideraciones sobre la Dirección de la Bicicleta

– No hay política de movilidad en bicicleta sin ciclistas y no todo se construye de arriba para abajo. La falta de convocatoria a los colectivos ciclistas es uno de los principales defícits de la actual política nacional de movilidad en bicicleta.

– Advertimos que el modelo porteño de movilidad ciclista tiene enormes problemas. El principal es una negación casi dogmática a construir infraestructura ciclista por avenidas. Esto impacta, entre otras cosas, en un ancho de vía que solo tolera bicicletas convencionales y deja afuera handybikes, tándems y triciclos, que son los ejemplos más comunes de bicicletas adaptadas para personas con discapacidad.

– La red de ciclovías porteñas no se pensó para los sectores populares de la ciudad, que son – paradójicamente – quienes más necesitan de esta infraestructura; pero sí se construyeron en calles que podrían ser pacificadas para ciclistas y peatones con intervenciones concretas para bajar la velocidad de los automóviles.

– La Dirección de la Movilidad en Bicicleta depende de la Dirección Nacional de “Transporte No Motorizado”. Toda una definición de cierto autocentrismo persistente; bien podría haber sido “Movilidad Activa”. Está a tres mediaciones jerárquicas del Ministro de Transporte, osea que está lejos del corazón de las decisiones.

– Si esta Dirección se constituye solo en una “bajadora” de recursos para replicar en más ciudades el modelo porteño sin una revisión crítica del mismo, habrá fallado en su misión y será un eslabón burocrático más en tiempos de despidos de trabajadores públicos.

– Pero, si este espacio institucional se da la tarea de mediar con eficacia los legítimos reclamos del colectivo ciclista, revisa y adapta sus modelos sin “copie y pegue”, sin dogmas y colabora con el objetivo compartido de luchar contra la violencia vial su creación podrá no haber sido en vano.

¡Nada detiene nuestro pedalear!

IMG_20170514_130245

1 comentario

  • Pablo dice:

    Hola a todos. No me parece conveniente bicisendas en avenidas,es muy peligroso para el ciclista. Si apoyo la idea de corredpres seguros en las calles paralelas. Debemos tomar comciencia que somos un vehículo más y respetar las leyes de tránsito y no hacernos “los locos”. Habría que poner lomos de burro en TODAS las calles que cruzan otras calles con bicisendas. Que el gobierno estimule el respeto entre todos y aplicar multas millonarias a quienes infringen la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *