Masa Crítica Marzo de 2012 o “B” invasión bicicletista

7 de marzo 2012 Fernando Rinaldi
 
White Tall

White Tall

El espectáculo que brindó la Masa Crítica en su viraje por avenida Córdoba este primer domingo de marzo fue tan embriagador para los ciclistas masacritiqueros como desconcertante para los motoristas de la ciudad. A proa, más de tres cuadras colmadas de ciclistas, tan colmadas como las cinco restantes de popa, más un enjambre dando la vuelta la Plaza de la República como si fuera la cola de un dragón. Al rato de andar, Mara nos confirmaba con un tono de apoteosis que de punta a punta había más de seis minutos continuos de historias, bicicletas y gente, midiendo el espacio en tiempo como es de costumbre ciclista.

¿Cómo explicar semejante cantidad de cletistas? ¿Son las fiestas previas que suele organizar La Fabricicleta las que ayudan a “levar” la Masa? ¿Existe una dimensión bicicósmica que desconocemos? ¿Qué clase de colectivo es el formado por los bicicletistas? ¿Hacia dónde se dirige? ¿Vale la pena hacerse estas preguntas arriba o abajo de la bici? ¿Es realmente necesario responder a estas cuestiones?

 Favio Zerpa tiene razón, hay ciclistas entre la gente

Agua

Hace como un par de décadas, la serie “V” Invasión Extraterrestre con sus reptiles disfrazados de humanos causó un tremendo furor entre los espectadores, sólo superado por las esotéricas crónicas de José de Zer en el noticiero. Los círculos críticos sostenían que los reptiles invasores representaban el miedo de los norteamericanos a todos los inmigrantes ilegales. Aprovechando una falsa humanidad, los invasores confundían a los habitantes de las ciudades de la potencia en decadencia hasta que sus verdes lenguas, y cierto gusto gourmet por los insectos, los denunciaba como voraces reptiles del espacio.

Rickshaw Jamaiquino

Interpretaciones aparte, todos los ciclistas urbanos han sido tratados en algún momento de sus vidas ya sea por su madre, jefe, colectivero o amigo de la infancia como marcianos invasores, como seres no humanos aunque insistan en parecerlo. Si no ¿cómo explicar la extraña vocación de pedalear entre automovilistas neurotizados, colectiveros inútilmente veloces y un smog más propio de las armas químicas que Bush nunca encontró, que del aire saludable? ¿Será que tienen cuerpos formados por alguna clase de polímero desconocido en este planeta y que los hace inmunes a los taxistas y a las alcantarillas de las bicisendas? ¿O a diferencia de los “manos” del Eternauta, ya son absolutamente inmunes a la glándula del terror?

Detención

Como muchas investigaciones de distintas agencias secretas han demostrado de manera también secreta, los ciclistas de la Masa Crítica porteña no tienen nada de extraterrestres ni se benefician de ningún traje de aluminio con aire vintage. Son tan vulnerables a los golpes, las caídas y al calor como cualquier humano de a pie o automóvil aunque una íntima felicidad universal los habite. Aún así, algo de razón tienen las abuelas asustadas por las vecinas al pensar que los masacritiqueros son seres del espacio exterior. Es que ellos comparten con las verdes criaturas galácticas una pasión compulsiva por invadir ciudades y calles, por irrumpir por sorpresa en la rutina, por disparar contra el ruido y las bocinas sus rayos de hierro o aluminio. Sin ser extraterrestres, ni poseer platillos voladores, ni cuerpos de humanoides; los ciclistas masacritiqueros le imprimen todos los primeros domingos de mes a nuestro amado planeta porteño un paisaje que es indudablemente de otra galaxia. Y eso los hace más terrestres y humanos que muchos de los que se jactan de vivir todos los días con los pies sobre la tierra.

Afirmación

PS Dedicado al Capitán Beto, en la estrella en la que se encuentre.

PS II Nuestro saludo a los masacritiqueros de Resistencia en su aniversario.

4 comentarios

  • Muy lindo lo que escribís, aunque no creo que sea la Fabricicleta un artifice de la masa… muchos, la mayoria de los que estabamos en la masa nunca fuimos a la misma… otros ni la conocen. Lo recalco, porque esta linkeado.
    Tiene que ver con otra movida, mas alla de las singulares que siempre rodean a la Masa… ¿y que es? nadie lo sabe…el amor a la bici…llena todas las respuestas.

  • irenef dice:

    Lo del agua fue genial. Los vecinos tiraban baldazos, ante el grito de los ciclistas de ¡agua!
    Y lo mismo en los lavaderos de autos 🙂

  • Nuria dice:

    Gracias por los saludos a la masa RESISTENTE, estamos muy muy contentos y orgullosos de la movida que la GENTE está sosteniendo hace ya un anio (: por suerte, extraterrestres, somos muchos.
    Salú!

  • Mike Donovan dice:

    Geniales crónicas como siempre!!!
    quisiera decir que suena a cierto resentimiento el 1er comentario (¿vayamos a saber porque?), sobretodo cuando nadie afirma que la Masa leude por las fiestas de “La Fabri”(como le decimos quienes vamos), o cuando afirma que tiene que ver con “otra movida” (si por suerte para mí va mucho más allá del uso de la bici, porque se ocupa de la colectivización del conocimiento y varios etc. Además convengamos que tampoco es una ONG que lava sus fondos o un programa vampiro que vive del Gobierno, ni siquiera creo que vale la pena pensar en responder la preguntas que plantean éstas crónicas. Sólo son preguntas retóricas, ¿sabrás que son las preguntas retóricas? acabas de leer una.
    saludos
    pd hasta donde sé, también en “la fabri” hay Masistas de la 1era hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *