Pablo, semilla de una nueva generación

30 de julio 2017 Fernando Rinaldi
 
Hoy 30/6/2017

Hoy 30/6/2017

El 30 de julio de 2014 Pablo Tonello salió con su bicicleta con el desafío cotidiano de cruzar la ciudad rumbo a su trabajo en Parque Patricios. Ese día tenía 27 años, una esposa, una sólida fe en Dios y una enorme pasión puesta en su profesión de diseñador de videojuegos. Quizás, aprovechando ese espacio de pensamiento libre que muchos ciclistas experimentamos al rodar por la ciudad, descubrió un truco para algunos de sus trabajos, como el videojuego sin violencia donde recreaba un héroe que salva y arregla en vez de destruir. O quizás no, quizás solo pedaleaba como todos los días por una ciudad que ya había adoptado aunque fuera tan diferente de su Zárate Campana natal. Al llegar al cruce de Av. Libertador y Lacroze, un joven que estaba escondido tras una marquesina de publicidad en un zig zag de la bicisenda, asaltó a Pablo para robarle su bicicleta y su mochila. Pablo se resistió y el asaltante comenzó a disparar. Una de las balas que disparó terminó con la vida de Pablo y cambió la vida de su familia para siempre.

El crimen tuvo un inmediato impacto en la sociedad, en los medios de comunicación y produjo una enorme movilización de los ciclistas porteños. Cuatro días después, la Masa Crítica rindió un homenaje a Pablo en la esquina donde fue asesinado y se instaló la primera bicicleta blanca de la ciudad de Buenos Aires. “El miércoles me morí con Pablo y hoy volví a la vida”, dijo ese día Eduardo Tonello, padre de Pablo, frente a los cientos de ciclistas reunidos, muchos con carteles que decían “No me mates, no me robes, no me atropelles. Una bici es una vida” que sintetizaban de forma directa y espontánea la demanda de más seguridad para los ciclistas y el ánimo que reinaba en el homenaje.

¿Qué hacer para que estos hechos no se repitan?  ¿Cómo prevenirlos?  Ciclismo XXI mantuvo una charla con Eduardo Tonello, fundador de “Pablo, semilla de una nueva generación” iniciativa que se ha propuesto trabajar en la prevención de situaciones de violencia e inseguridad que sufren los ciclistas.

Del dolor a la esperanza y la acción

DSC_0262

Al principio decís esto no me pudo pasar a mí, es un sueño, una pesadilla. Y cuando caés, no sabes cuándo tocas fondo. La ausencia de Pablo es muy fuerte y tenés que ir decidiendo qué hacer con tu vida y cómo seguir, retomar, abandonar caminos y empezar nuevos, que es lo que estamos haciendo” cuenta Eduardo en un tono sereno que combina con su rostro afable y tranquilo. En ese recorrido surgió la idea de pasar a la acción y sumar un aporte con la iniciativa de  Pablo, semilla de una nueva generación” para evitar que hechos como los que ellos atravesaron como familia vuelvan a suceder. “Cuando conocimos a muchos activistas de la bicicleta y supimos lo que ellos estaban haciendo, su labor me impactó y me dije bueno, éste es un camino” recuerda.

CXXI: ¿Qué es Pablo Semilla de una Nueva Generación?

Eduardo Tonello: Desde el principio pensamos que nosotros no enterramos un hijo, sino que sembramos una semilla, que como toda semilla hay un gran tiempo donde no ves lo que está ocurriendo porque está bajo tierra, donde hay mucho silencio, mucho dolor porque está en la oscuridad, hasta que un día asoma en la tierra esa plantita, y como toda plantita hay que regarla, hay que cuidarla, hay muchos cosas que la atacan pero si la cuidamos sigue viviendo. Creemos que algo se está gestando entre los ciclistas, que va a ser para bien del ciclismo urbano, que hay mucha gente que quiere pedalear y que habría muchas más si fuese más seguro.

CXXI: Vos contás que la familia está transitando por un camino de transformación: del odio al amor, del dolor a la acción solidaria. ¿Qué crees que otras familias pueden aprender de ustedes?

DSC_0294

E.T.: La tragedia nos encontró siendo una familia de fe. Especialmente Pablo, casi te diría que veía más allá de nosotros. Y por eso no terminamos de entender cómo Dios se lo llevó en un tiempo que era muy útil para nosotros, para su esposa, para la sociedad, para sus sueños. La fe nos sostuvo en el tiempo más difícil de nuestras vidas, no fue fácil, porque estamos enojados con Dios, pero hemos aprendido que nadie se enoja porque no ama. Estamos enojados, pero no hemos dejado de amarlo. Y eso nos ayudó a transitar el dolor desde el amor de Dios y caminar desde ese amor para poder pensar en el otro. Sabemos que Pablo está con él y que nosotros quedamos acá para algo. Particularmente a mí me introdujo en un mundo que estoy empezando a conocer que es el del ciclismo.

CXXI: ¿Y cómo fue tu encuentro con los ciclistas? ¿Qué encontraste?

E.T.: Usé la bici de chiquito pero con el tiempo la dejé porque la inseguridad, los robos y los siniestros viales comenzaban a ser una amenaza para los ciclistas. Descubrí que los ciclistas que son tipos muy solidarios, muy coherentes en sus ideas, saludables mental, física y emocionalmente. Creo que al ciclista habría que declararlo de interés nacional, porque todo lo que hace, lo hace bien. No solo es bueno para él, sino es bueno para los otros: no contamina, no hace ruido, lleva una vida saludable, no genera costos en salud potencialmente, no le jode la vida al otro, es muy respetuoso. Estoy convencido que hay que ayudarlo, subvencionarlo y cuidarlo. Y también descubrimos con Nora, mi esposa, la biciterapia: todo el enojo y la bronca la descargamos en la bici, y ella nos ayuda a descubrir qué cosas se pueden hacer en el ciclismo urbano que puedan ayudar al otro. Eso nos moviliza a estar los miércoles acá, hablar con el ciclista, aprender del ciclista, entenderlo, entender lo que le pasó a Pablo, cómo no la vio venir.

DSC_0276

Todos los miércoles encuentran a Eduardo y su familia activando y tomando contacto con los ciclistas en la esquina de Federico Lacroze y Libertador. Su objetivo es conocer en profundidad las vivencias y problemas de quienes recorren la ciudad en bici. Sabe que la mayoría de la gente del pedal está muy consciente de la violencia y la inseguridad y advierte que hay una enorme cantidad de ciclistas que quieren ayudar, que quieren comprometerse y no saben por dónde empezar. Eduardo aspira a que “Pablo, semilla de una nueva generación” sea uno de los caminos por donde comenzar a hacerlo.

Muchos me dijeron que ya sabían lo que estaba pasando acá, que era un lugar peligroso” cuenta Eduardo mientras vamos a ver el sitio donde perdió la vida Pablo. En ese lugar el trazado de la bicisenda – que corre paralela a las vías del Tren Mitre – se vuelve una trampa porque la vía viene de la avenida Libertador, sube a la vereda, lo que por lo general no es una buena decisión de diseño, y genera una “S” que bordea la marquesina donde se escondió el asesino de Pablo. “Había una gran cantidad de ciclistas que no usaban la ciclovía de Libertador, sino que iban por la vereda del frente que es más riesgoso desde lo vial, pero lo hacían para evitar este espacio” señala Eduardo mientras recorre con la mirada el lugar. “El cartel donde se escondió el chico que mató a Pablo sigue estando ahí y si nosotros no estuviéramos acá y la policía no estuviera hoy, lo que le pasó a Pablo se podría repetir, no sé si con el mismo final, pero a alguien le puede pasar. Eso nos hace salir a movilizar a los ciclistas y buscar juntos los caminos de la prevención”.

CXXI: ¿Qué acciones están realizando?

DSC_0297

E.T.: El año pasado hicimos una encuesta boca a boca a más de 300 ciclistas y los resultados confirmaron nuestras sospechas; casi el 20 por ciento fue víctima de robos con violencia. Desde ya que le hicimos llegar a las autoridades un informe completo. Desde que pasó lo de Pablo hay policía las 24 hs y los que pasan nos agradecen, porque hoy se transformó en una zona muy segura para pedalear. También desarrollamos acciones a través del sitio www.muybaratito.com. Con él logramos contactar en un año a más de 40.000 personas.

La campaña del sitio web www.muybaratito.com es una de las acciones más reconocidas de “Pablo, semilla de una nueva generación”. La página se presenta con un típico sitio de compras por internet donde se anuncian bicicletas muy atractivas a precios muy, pero muy bajos. Cuando uno hace click en el botón de comprar, se prende un mensaje que advierte sobre las consecuencias de comparar bicicletas robadas y recuerda el crimen de Pablo Tonello.

CXXI ¿Te reunís con otras organizaciones de ciclistas?

E.T.: Si, voy a pedalear con grupos para hacernos conocer, aunque yo sólo vengo a la bici blanca los miércoles. Me he entrevistado con Asociación de Ciclistas Urbanos; con la Red de Ciclistas Urbanos, estuvimos en la Expo Bici, participamos de las bicicleteadas a Luján, entre otras cosas. Tratamos de conocer y que nos conozcan, y que sepan qué es lo que estamos haciendo. Queremos nutrirnos de las ideas de cada uno; en todos, está la idea de que algo hay que hacer, pero la tarea pendiente es articular todos los esfuerzos de la gente que está a favor de la bici y los ciclistas en una sola dirección.

Construir espacios seguros para los ciclistas es una labor de múltiples dimensiones que abarcan desde la localización y el tipo de trazados de las vías ciclistas, evaluaciones de seguridad vial y el desarrollo de acciones de prevención específicas que no se agotan sólo en segregar carriles de las calles. La iniciativa “Pablo, semilla de una nueva generación” es una herramienta fundamental para concientizar a los ciclistas y unirlos en sus demandas por más seguridad y es un llamado a que quienes tengan el poder de planificar y decidir produzcan los mejores itinerarios para los ciclistas y no releguen la bicicleta a espacios laterales o secundarios de la vías. Pero también es un reclamo para que muchos funcionarios abandonen las excusas, terminen con la inacción y aborden con políticas serias y sostenibles la problemática de la violencia y la inseguridad de los ciclistas y de toda la sociedad. “Lo que me desvela es pensar en cómo se podría haber alertado, cómo podría haberse evitado” dice Eduardo “pero creo que nuestra semilla todavía no vio la luz, tenemos muchas ideas dando vueltas pero lo concreto es despertar la conciencia del ciclista”.

20170730_154400

PS: Esta nota la publicamos en la revista Ciclismo XXI edición de abril de 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *